confesión verdadera

mira, B. dijo él
(tirando el humo del cigarro
en la cara de B.),
no queremos faltar a la
verdad, ¿no es cierto?

ah, no, dijo B.

bueno, la única manera en que puedo defenderte
es mi me dices la verdad.

claro…

entonces, dime

¿que?

violaste y mataste a esa nenita, ¿no?

no, no, no fui yo, fue otro…

¿te gustan las nenitas?

claro…
¿entonces lo hiciste?

ah, no.

o.k., B. yo lo hice, defiendeme tu
a mi.

no tengo estudios para eso.

dime ¿te gustó B.? ¿qué se
siente?, le pregunto (tirando más humo en la cara de B).

Fue como comer un helado muy dulce…

¿de qué sabor, B.?

todos los sabores…

no voy a dejar que te pongan en la
silla eléctrica, B., te voy a conseguir una perpetua…

gracias doctor Marcovitch…

no me lo digas, B., sólo hago lo que tengo
que hacer.

entonces creo que los dos somos abogados, doctor
Marcovitch…

Leave a Reply

We use Thank Me Later.